Compartir

España, un pueblo triste

JOSÉ LUIS MÉNDEZ LA FUENTE |  EL UNIVERSAL
martes 5 de febrero de 2013  12:00 AM
La historia de Cataluña es pródiga en actos  separatistas  e independentistas, algunos de la propia España a la que ha estado unida, desde su propia formación, a través del Reino de Aragón y otros de la vecina Francia a la que ha permanecido por pedazos y por ratos. Pero al igual que ocurre con las Vascongadas que también tienen un pie en España y otro en Francia, los movimientos secesionistas tan solo fermentan y bullen en España. 

La interpretación de esta realidad es compleja. Al menos, no hay una respuesta suficientemente  satisfactoria que explique, por ejemplo, por qué un vasco francés, se siente a gusto siendo  francés, mientras que un donostiarra quisiera no ser español. El que la parte francesa de las  Vascongadas sea más pequeña o que la Cataluña francesa sea menos importante que la peninsular, parecería  suficiente razón para comprender por qué ha sido el español, el escenario principal donde se han desarrollado aquellos nacionalismos, así como la aparición de ETA. También podría buscarse una respuesta, en la forma en que históricamente los gobiernos españoles y franceses han manejado el asunto, sobre todo si tenemos claro que el papel de la diplomacia francesa ha sido siempre el de meter las narices más allá de sus fronteras y sacar luego buen provecho, tal como ocurrió en el siglo XVII con la revuelta entre realistas e  independentistas catalanes,  estos últimos apoyados  por Luis XIII, a cuya corona terminaron anexados los territorios catalanes, mediante la firma del tratado del 16 de diciembre de 1641. O similarmente, cómo explicar la larga e impune acción terrorista de ETA, escondiéndose cada vez que cometía sus criminales atentados en el territorio galo, situación a la que solo se puso punto final cuando la policía española contó con el apoyo verdadero de sus colegas franceses, bajo la presidencia de Sarkozy. Obviamente la política exterior española no ha sido tan brillante; pero peor lo ha hecho la política doméstica que en el siglo pasado, pasó de la represión franquista que anuló todo tipo de libertades y manifestaciones nacionalistas, a un régimen de liberalidades autonómicas de todo género, recogidas en la Constitución de 1978, entre las que sobresalen, la oficialización del vasco o del catalán, junto al castellano, algo que, por el contrario, la reforma de la Constitución francesa de 1992 no hizo, al establecer que el idioma oficial era el francés. Dentro de las debilidades que la política española reciente ha tenido como hándicap, y de las que los nacionalismos han sabido sacar provecho, se encuentran algunas políticas de los gobiernos socialistas dirigidas a favorecer las minorías; aunque son gobiernos de derecha como este de Rajoy, en los que los nacionalistas creen que hay un terreno más abonado para iniciar la  ruta del separatismo.

Otra explicación pudiéramos encontrarla en los entresijos de la partidocracia española,  dentro de la cual no ha descollado, dentro de los dos grandes partidos políticos existentes, un político catalán o vasco, con suficiente arraigo nacional como para llegar a la Moncloa. Un detalle que lejos de no parecerlo, tiene su importancia. La culpa de ello radica quizás, en que los dirigentes vascos o catalanes han preferido dedicarse al trabajo partidista regional, donde el nacionalismo es un buen negocio, con el que se puede llegar igualmente al Congreso de Diputados.

Pero tal vez, la verdadera explicación de todo ello esté en la devaluación ética y  espiritual que afecta desde hace décadas a España y a los españoles, catalanes y vascos incluidos. Eso que Ortega denominó en su momento "la descomposición nacional" y cuyo origen ubicaba en "el alma misma de nuestro pueblo". La norma histórica que en el caso español se cumple, decía Ortega, "es que los pueblos degeneran por defectos íntimos. Trátese de un hombre o trátese de una nación, su destino vital depende en definitiva de cuáles sean sus sentimientos radicales y las propensiones afectivas de su carácter. De éstas habrá algunas cuya influencia se limite a poner un colorido peculiar en la historia de la raza. Así hay pueblos alegres y pueblos tristes". Qué duda cabe, que España es hoy un pueblo triste.

xlmlf1@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (18)
páginas:
1 | 2 |
Por nanci josefina salguera
05.02.2013
9:45 PM
siiiiiiii que el zulia se independize y me voy pa'alla
 
Por aure garrido
05.02.2013
8:27 PM
Creo que usted no sabe absolutamente nada de la historia de España y espacialmente la de Cataluña, será mejor que se busque un buen libro, y se de un buen viajecito por la España de hoy y compruebe usted mismo cuanta tristeza existe en un pais desarrollado a pesar de sus 5 millones de parados. Vamos que ya quisieramos nosotros aqui una tristeza tal.
 
Por jose alberto abreu cedeño
05.02.2013
7:12 PM
SI ESPAÑA QUE ES DESARROLLADO ES TRISTE VENEZUELA DA LASTIMAY PENA AJENA
 
Por Marycarmen Reinoso M.
05.02.2013
3:47 PM
Y Chita se quiere separá de Tarzán! y Culey de la Jarrota!....8:14 JAJAJAJAJAJAJA! ....má s separaaaaaaos!....más entristeciiiiiiios!
 
Por Abelardo Caraballo
05.02.2013
3:25 PM
Cuba el mas triste y el mas grande, el gobierno en Cuba, 2 millones en USA 1 lMILLON regado por doquier,los muertos en el estrecho de florida
 
Por Jorge Rodriguez
05.02.2013
2:52 PM
La verdad no entiendo el articulo. Sera que tiene una parte I que no lei?. España triste? Jamas.. Son el pais mas alegre de Europa junto con Italia (que no tanto como ellos). Soy Venezolano y vivi en España incluso fui a Pais Vasco y el trato fue excepcional. Nada de Sudaca ni esas cosas. Creo cada quien se lo gana. Yendo al articulo: España como casi todo Pais europeo fue formado por la union de varias provincias. Reitero triste? lo dudo, mas bien lo niego.
 
Por antonio correa
05.02.2013
2:30 PM
LABASTIDAS EN VENEZUELA SOIS UN 55% DE MENDIGOS DEL GOBIERNO CON UN RANCHITO Y CON UN POCO DE COMIDA DE PDVAL A BAJO PRECIOS YA ESTAIS FELIZES.
 
Por antonio correa
05.02.2013
2:26 PM
LABASTIDAS, CON CRISIS, TRISTES PERO VIVOS Y LIBRES CON LOS SUPERMECADOS LLENOS AREBOSSAR.
 
Por antonio correa
05.02.2013
2:23 PM
españa,un pueblo triste? no lo creoo,pero mas vale ser triste que muerto. ASENINATOS EN 2012. ESPAÑA: POCO MAS DE 100, VENEZUELA: MAS DE 20.000. que viva la tristeza,por cierto tampoco soy español.
 
Por Eloísa Breuer
05.02.2013
1:41 PM
El calificativo de "triste" no va con la idiosincracia de los españoles, ya que con o sin crisis siempre ha sido un pueblo alegre, el más alegre de Europa.
 
páginas:
1 | 2 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar