Compartir

¿Y si perdemos la patria?

ALEXANDER CAMBERO |  EL UNIVERSAL
miércoles 28 de noviembre de 2012  12:00 AM
El régimen viene por la patria. Se quitó la careta de fantoche dizque democrático, para avanzar en un proceso totalitario que nos haga esclavos en pleno siglo XXI. Ahora siente que su fuerza elevada a la enésima potencia, puede lograr destruir la resistencia de millones de venezolanos que nos negamos a perder nuestras convicciones en manos de la barbarie. Arremete decisivamente utilizando todo el Estado al servicio de su causa. Entiende que es ahora o nunca cuando puede terminar con la firmeza de muchos. Aquellos que no cejan en su empeño de sostenerse en libertad. Allí la razón de esta ofensiva brutal en todos los frentes.  

La pasividad es hija de la comodidad. Ver pasar los acontecimientos como si observáramos un atardecer pletórico de fulgurantes colores que nos obsequia el crepúsculo, no garantiza que nuestra libertad tenga una garantía de perpetuidad. Las realidades sociales son tan complejas que olvidar que también somos protagonistas es un hecho peligrosísimo en la vida ciudadana. Dejamos que el monstruo creciera hasta convertirse en un mastodonte que se abalanza con toda la fuerza que reúne un animal de gran tamaño. No comprendimos las señales de insatisfacción que emanaban del pueblo, éste al ver que sus anhelos no eran satisfechos corrió hasta los brazos del error. Las grandes mayorías olvidadas vieron en Hugo Chávez, un profeta que venía con la firme intención de redimir a los depauperados de la tierra. El tiempo con su sabiduría se ha encargado de desenmascarar al impostor.   

Este régimen malévolo no cree en la democracia. Con gran manipulación del poder omnipotente del Estado, ha logrado embaucar a millones con sus migajas disparadas desde la mirilla del peor de los fraudes. Un pueblo llevado como ovejas al matadero, viviendo de las fábulas que utiliza el Gobierno para vegetar a costillas de aquellos que se conforman con menudencias. 

Han hecho de la miseria humana su mejor recurso. Remueven la necesidad de la gente para usurparles su voto. Después que lo hacen las promesas se esfuman y la necesidad se multiplica. Mientras más pedigüeño, mejor para los planes de eternizarse. Un venezolano con grandes necesidades es un instrumento ideal para moldearlo como muñeco de plastilina. El hambre no solo afloja los intestinos con ruidos estremecedores, también condiciona la voluntad del hombre y lo hace dócil ante las pretensiones de aquel que satisface su necesidad por algún tiempo. Es la vieja conseja marxista del pan en el bolsillo, que aparecía en las propagandas socialistas en el marco de la III Internacional. Alguien que somete tu hambre para manipularte, porque él puede proveerte del pan haciéndote esclavo de sus mecanismos de control. Nos hemos distraído en insignificancias. ¿Qué hacemos batallando en refriegas pueriles, luchas intestinas hasta devorarnos a dentelladas, si perdemos a la patria? ¿Qué sería del futuro si nuestros hijos comienzan  a sentir que su país es Cuba y sus sombríos personajes de ultratumba? Los colores de la bandera nacional, usurpados por otras insignias que son lejanas a nuestro acervo histórico.

Es lamentable observar cómo vivimos embriagados en nuestro egoísmo  y no pensamos que Venezuela requiere que salgamos a defenderla de este grupo de embaucadores. Una secta de resentidos que quiere que seamos esclavos del hombre que se siente el predestinado de la historia.

Alexandercambero@hotmail.com 

  twitter @alecambero


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (19)
páginas:
1 | 2 |
Por Humberto Gómez
28.11.2012
11:10 PM
La patria está perdida: 100 mil fusiles Kalashnikov no pueden equivocarse.
 
Por Danilo Tortosa
28.11.2012
2:53 PM
Si la pobreza se combate con voluntad de superación, las situaciones adversas no se combaten con entreguismo. VOTEMOS POR VENEZUELA EN DICIEMBRE, y hagamos tenazmente lo imposible para que familiares, amigos y compañeros de trabajo lo hagan también. La Patria es esta, la que tenemos, y no hay otra que la pueda reemplazar.
 
Por Danilo Tortosa
28.11.2012
2:20 PM
1) En una sociedad ideológicamente decente no hay cabida para enriquecidos fraudulentamente como tampoco para pobres parasitarios. La pobreza y la riqueza con y sin lucha de clases siempre han existido. Para mantenerse pobre no hay que crear mucho, mientras que para enriquecerse se necesita visión, esfuerzo y un mínimo de buena suerte. En igualdad de condiciones la persona devenida rica tiene más merito que la que se ha mantenido inactiva en estado de pobreza. En la Venezuela de los años 60 fueron muchos los jóvenes pobres que con su propio esfuerzo y ayuda familiar salieron de la ignorancia y de la pobreza para crear una nueva clase media que con anterioridad casi no existía. A razón del aumento de los precios del petróleo en 1974 y de la abundancia de dinero, nuestro país dio un giro. El facilismo y la corrupción que se generó en todos los niveles sociales comenzaron a alterar nuestra visión de la vida y a hacernos más dependientes de la actividad petrolera.
 
Por Danilo Tortosa
28.11.2012
2:20 PM
2) Desde 1974 se ha venido formado también en forma abusiva una manera de gobernar con esa misma ligereza. Con la renta petrolera fue fácil instalar en Venezuela un socialismo rentista e improductivo que ha sobrevivido hasta el día de hoy los años de boyantes ingresos. No contento con la democracia el Sr. Chávez le ha sacado más jugo al petróleo para perpetuarse en el poder. La combinación de democracia (elecciones), pobreza (dependencia de dadivas) e ignorancia (vulnerabilidad al engaño) vino como anillo al dedo al ambicioso comandante para imponer de forma encubierta un estado comunista que históricamente con la eliminación de las libertades ciudadanas es la forma mas vil pero al mismo tiempo más perdurable de gobierno alguno. Más allá de lo que nos vaya a suceder ahora, todo esto debería hacernos pensar hoy, que la decencia social sólo regresará al país cuando entendamos que nuestra desgracia es la de haber menospreciado el esfuerzo y la de haber caído en la trampa del facilismo.
 
Por Jose A. Fajardo Puertas
28.11.2012
2:12 PM
Venezuela se aparta de la Libertad que Simón Bolívar les aportó para ahora abrazar las cadenas rojas de esclavitud. Después de 200 años, Simón Bolívar ha sido casi derrotado en su propio suelo patrio y por su propia gente que regresa a la tiranía de una potencia extranjera (Cuba y otras).
 
Por José Pérez
28.11.2012
2:03 PM
La patria se perdió el 4 de febrero de 1998. Hoy 20 millones nos debatimos en ser o no ser los esclavos del siglo XXI de un socialismo rancio, podrido y desgastado que lo convierte en el comunismo castrista-chavista que sólo lo conocen los habitantes de dos países: uno se hunde en su propio dilema y el otro en la pudrición de lo ideológico. Tanto en Cuba como en nuestro país, el poder lo sustenta lo delintual, el fraude, la usurpación y la compra de conciencia.
 
Por Luis Noriega
28.11.2012
1:37 PM
Srs. Abran los ojos esto esta perdido desde hace mucho tiempo. Aqui el gobierno hace lo que le da la gana sin importarle la constitucion. Bien tarde llego este llamado. Solo con mirar como se comporta los ciudadanos en otros pais uno se da cuenta que aqui no hay mucho que hacer. En Argentina hace poco se le enfrentaron a la Cristina for sus reformas. Egipto handa en llamas por reformas a la constitucion. En España el pais anda paralizado y con huegas. Aqui ruidito por aqui y por alla. Aqui no se lucha por un bien comun. Unos luchas por las viviendas, otros por los aginaldos, otros por la inseguridad pero todos por separados. Y dejen de echarle la culpa a la MUD y a cuanto politico se le viene en la cabeza. Aqui cada uno de nosotros es responsable de lo que pasa,los pueblos no necesitan de politicos a la hora de levantarse. Cuando aprendamos a caminar hacia el mismo objetivo y todos unidos, ese dia existira un cambio.
 
Por José R Pirela
28.11.2012
11:23 AM
Ningún humano, mucho menos un político, ante la facilidad de ejercer el poder absoluto que se le otorga al Jefe del gobierno de Venezuela, resistirá esa tentación. Ningún freno jurídico ni ninguna descentralización lo detendrán. Mientras la cultura venezolana crea que debe ser el tutor de la herencia petrolera se nos acabará la vida despreciando a los políticos y a la política. Pero ese humano ideal no existe. El pueblo debe comprender que el Estado venezolano es la red organizativa por donde circulan las órdenes desde el gobierno. Es una inocentada creer que el poder político se ejerce de abajo hacia arriba, nunca lo ha sido ni lo será. El pueblo debe saber que el Estado Comunal es un ardid que le falta el respeto y abusa de su ingenuidad. El único poder que empodera al pueblo es el ejercicio libre de la economía y la libertad de opinar y elegir su actividad económica y a los gobernantes según su talante democrático.
 
Por José R Pirela
28.11.2012
11:22 AM
Desde 1812 la patria anda perdida. Y ahora la fuerza del petróleo corrompe a la fuerza social que nos embarra a todos. No deberíamos continuar confusos. El petróleo venezolano es lo único que da poder y nos da la vida. Al estar solo a disposición del gobierno toda la existencia del venezolano es política. La organización social es un engendro entre una constitución democrática y la economía social politizada. En otras latitudes lo normal es que los ciudadanos se ocupen de la economía y los dirigentes políticos de las políticas públicas en apoyo a la actividad económica de los ciudadanos. Es una simbiosis sinérgica entre ciudadanos y políticos. De esa manera el ciudadano estima a los políticos y a las políticas públicas que lo favorecen. En Venezuela ocurre lo contrario. Economía y política constituyen una amalgama social que desnaturaliza la identidad y libertad personal. A todos nos une el pegamento petrolero.
 
Por Jose Rafael Ortiz
28.11.2012
10:13 AM
Resulta imposible de la mayor imposibilidad perder lo que no se tiene. Patria, en el inmenso significado de esa palabra, no tenemos los venezolanos. Existe un país habitado por una gente que se identifica como venezolanos, por nacimiento o adopción,de tan portátil naturaleza que el mismo es transportado en maletas a otros destinos con absoluta impunidad. Existimos unos cuantos millones de optimistas ó ilusos qizás, quienes mantenemos expectativas de convertir tal país en una Nación que sirva de adecuado albergue a esa anhelada Patria venezolana. Puede ser que si nos ponemos todos de acuerdo en remar, al unísono, hacia ese lejano destino; logremos el soñado propósito. Por lo pronto; a votar masivamente el 16 de diciembre del 2012. El camino, por largo que sea, comienza con el primer paso.
 
páginas:
1 | 2 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar