Compartir
MEDALLISTAS OLIMPICOS VENEZOLANOS | Marcelino Bolívar

El pequeño que se hizo gigante

Venezuela sumó tres medallas en 1984. Una de ellas fue de Marcelino Bolívar

imageRotate
Marcelino Bolívar a las puertas del gimnasio que lleva su nombre en Soledad, estado Anzoátegui (Adolfo Acosta)
| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 |
Contenido relacionado
VANNESA HIDALGO |  ENVIADA ESPECIAL/ EL UNIVERSAL
domingo 11 de noviembre de 2012  12:00 AM
Soledad.- En un remoto pueblo llamado Soledad, ubicado al sur del estado Anzoátegui (casi llegando a Ciudad Bolívar), reside uno de los exatletas venezolanos que forma parte de esa selecta lista de medallistas olímpicos que se convirtieron en leyenda en nuestro país: Héctor Marcelino Bolívar.

Bajo un inclemente sol, el exboxeador anzoatiguense pasa sus días como entrenador, en el gimnasio que fue construido en su honor luego de adjudicarse la medalla de bronce en el boxeo de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984.

Han pasado 28 años de aquella histórica gesta, la más exitosa para Venezuela en unos Juegos Olímpicos y Marcelino sigue allí, en Soledad, su peculiar y alejado poblado, que hace honor a su nombre y que envuelve a propios y extraños con su sofocante clima, sus humildes casas y sus estrechas calles, algunas todavía de tierra.

Talento innato

Posiblemente Soledad sigue siendo el mismo pueblo que Marcelino Bolívar una vez abandonó con un único sueño en la maleta: ser campeón olímpico. Tenía 19 años y recuerda que casi nadie creía en sus posibilidades para triunfar en el duro mundo boxístico.

"Empecé a esa edad porque en mi pueblo no había nada para hacer deportes. Me inspiraba ver por televisión a los grandes como Muhammad Ali y Sugar Ray Leonard y decía que iba a ser como ellos, que sería un campeón", relata Marcelino, ganador del bronce olímpico en la categoría minimosca (48Kg).

"Muchos se reían de mi, pero yo sabía que lo podía lograr" apunta el campeón que se formó en apenas dos años, pues arrancó en 1982 y ya para 1984 tenía un título mundial y una presea olímpica.

Un gigante en el ring

El pequeño muchacho de Soledad estuvo a punto de no asistir a los Juegos de Los Ángeles pues no acumulaba las peleas requeridas para competir contra los grandes. Tampoco había completado el ciclo olímpico que suponía su participación en Juegos Bolivarianos, Suramericanos, Panamericanos y Centroamericanosy del Caribe.

"Mis rivales tenían al menos 200 peleas, yo apenas 20. Nunca fui favorito, pero yo lo único que pensaba era en aprovechar mi oportunidad", señala el exatleta de apenas 1.60 metros de estatura que a diario cruzaba el imponente Puente de Angostura para entrenarse en Ciudad Bolívar.

Su constancia, talento y humildad se mostraron al mundo y Bolívar logró consagrarse como campeón mundial amateur (Italia 1982) y campeón olímpico. Fue junto al nadador Rafael Vidal y al pugilista Omar Catarí (también medallistas en 1984) protagonista del hecho deportivo más importante en la historia contemporánea de Venezuela.

Promesas por cumplir

El gimnasio "Marcelino Bolívar" de Soledad se encuentra en absoluto abandono. Filtraciones, problemas de agua y luz y falta de material deportivo son algunas de las fallas más importantes en el recinto. Mindeporte y la Alcaldía del Municipio Independencia asumieron la remodelación del lugar.

"Luego de varias reuniones acordamos que las obras se iniciarían en enero de 2013. Yo confío en ellos, necesitamos ese apoyo", afirmó el entrenador del gimnasio que recibe alrededor de 40 niños y jóvenes.

"Voy a sacar a un campeón de aquí. No he logrado porque no había tenido el apoyo necesario, pero ahora sí lo tengo" sentencia Bolívar, quien pretende hacer de sus alumnos hombre de bien. "Quiero que estudien, que hagan deporte, que se superen y que hagan algo por nuestro pueblo, así como estoy haciendo yo", puntualizó.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar