Compartir

La primera dama que subió al podio

Adriana Carmona conquistó un par de bronces en Barcelona 92 y Atenas 2004

imageRotate
Carmona explotó en llanto tras conquistar la medalla de bronce en Atenas 2004, su gran recompensa tras muchos años de labor
| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 |
Contenido relacionado
SAMIR J. JIMÉNEZ P. |  ENVIADO ESPECIAL/EL UNIVERSAL
domingo 25 de noviembre de 2012  12:00 AM
Puerto La Cruz.- Luego de una sequía de medallas oficiales que alcanzó 20 años, Venezuela nuevamente volvió a subir a un podio olímpico. Fue gracias a la taekwondista Adriana Carmona y al pesista Israel Rubio, artífices de la algarabía que se vivió en el país con las medallas de bronce que alcanzaron en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

La XXVIII edición de los Juegos modernos, regresó a la capital de Grecia -lugar de inicio en 1896- donde se reunieron más de 10.500 atletas y en la que Estados Unidos nuevamente dominó el medallero con 103 preseas.

Antes que las miradas del mundo se posaran en Atenas, momentos como la fundación de la red social Facebook; los atentados terroristas a un tren en España o el enlace matrimonial entre el príncipe Felipe de Borbón y la periodista Letizia Ortiz, coparon la escena internacional. En tanto que en Venezuela, el presidente Hugo Chávez era ratificado en su cargo, tras salir airoso del referéndum revocatorio al que fue sometido para acortar su mandato.

La escena deportiva criolla estaba servida para ver brillar a Carmona y a Rubio.

Inicio prometedor

Cuando a Adriana Carmona le preguntan cómo llegó al taekwondo, ella sin dudarlo contesta: "por casualidad".

La atleta, quien nació en la localidad anzoatiguense de Guanta, asegura que su pasión por este deporte surgió luego de que su mejor amigo Oscar "Monillo" Velásquez, la llevara al gimnasio donde él entrenaba.

"Empecé a practicar cuando apenas tenía nueve años, justamente luego de haber visto por más de un año por la ventana los entrenamientos de Oscar con el profesor Domingo Aguilera", recordó entre risas.

Ante su gran interés por aprender las técnicas del arte marcial, las escapadas de las clases de educación física y catecismo se volvieron más frecuentes, al igual su gusto por las películas de Bruce Lee.

"Mi mamá me empezó a llamar la atención por la llegadas tarde. Un día finalmente el profesor Domingo Aguilera me vio y se dio cuenta de que tenía las condiciones para ser taekwondista. Para mi edad era muy alta y tenía una contextura muy fuerte", dijo Carmona quien estalló de felicidad, cuando le compraron su primer kimono.

Pese a que su familia no contaba con los recursos económicos para costear sus entrenamientos, Aguilera tomó la decisión de becarla.

"Mi gran oportunidad llegó cuando fui a unos Juegos Nacionales, en los que asistió el maestro Hung Ki Kim, quien al ver mi actuación no dudó en invitarme a formar parte de la selección nacional", destacó.

Escribiendo la historia

Ya en el equipo élite del taekwondo venezolano, Adriana Carmona continuó un proceso de evolución que la llevó a hacer grandes sacrificios, pero que a su vez le dio grandes satisfacciones, como por ejemplo su primera medalla olímpica en los Juegos de Barcelona 92.

"Luego de intensos entrenamientos, a los 16 años el profesor Hung Ki Kim me dio la noticia de que asistiría a la cita de Barcelona y yo no me lo creía", confesó la atleta, que hizo historia al convertirse en la primera venezolana en colgarse una medalla olímpica. Fue de bronce y el taekwondo era una disciplina de exhibición.

"Esa medalla me motivó a seguir adelante". Y así fue.

Luego de 12 años y un cuarto lugar alcanzado en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, Adriana Carmona hizo estallar de júbilo al país, tras obtener en la categoría de más de 67 kilogramos la medalla de bronce, el mismo metal que había conquistado en Barcelona 92.

Carmona recuerda con beneplácito el triunfo de aquel 28 de agosto de 2004, ante la brasileña Natalia Silva, en el combate que quedó 7-4 y que la catapultó al Olimpo.

Hoy ya retirada -tras su última participación olímpica en Beijing 2008- Carmona se desempeña como directora de deportes del municipio Guanta, cargo que ocupa desde hace un par de años y que le ayudó a superar el fallecimiento de su madre, que padecía de cáncer.

"Ahora estoy del otro lado de la acera. Soy dirigente. Mi compromiso es seguir llevando el deporte a todos los rincones de mi Guanta natal", dijo.

Su bronce se sumó al del Israel Rubio, quien también forma parte de la exclusiva lista de medallistas olímpicos.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar