Compartir

Con el mundo a sus pies

Con gestas, premios y batazos; Cabrera hizo olvidar sus momentos polémicos. Ayer recibió en Maracaibo, por tercera vez, el premio Luis Aparicio.

imageRotate
La afición en Maracaibo se volcó para buscar un autógrafo de Cabrera (EDSAU OLIVARES)
VÍCTOR DAVID MELO ZURITA |  ENVIADO ESPECIAL/EL UNIVERSAL
domingo 18 de noviembre de 2012  12:00 AM
Maracaibo.- "¿Algún bateador venezolano había ganado antes la Triple Corona?", preguntó don Luis Aparicio, considerado como el mejor pelotero venezolano de todos los tiempos, pues es el único que cuenta hasta ahora con una placa en el Salón de la Fama de Cooperstown.

Por un momento hubo silencio en el recinto que estaba repleto de fanáticos y niños que querían ver de cerca a su máximo ídolo, Miguel Cabrera. Pero de repente todos respondieron al unísono que "no". Entonces Aparicio observó a su lado a 'Miguelito' y dijo "ya saben quien es el mejor...".

Fue así como la leyenda zuliana no solo entregó ayer el tercer premio que lleva su nombre a Cabrera, el slugger maracayero que se acaba de erigir como el primer criollo con un premio a Jugador Más Valioso en las Grandes Ligas. También entregó el testigo que lo acreditaba en solitario como el jugador del patio con mayor éxito.

Ante semejante gesto el poderoso antesalista de los Tigres de Detroit sonrió con satisfacción. Es que el mundo parece estar a sus pies de por estos días y durante este fin de semana Maracaibo no es la excepción.

Cabrera ha logrado robar gran parte de la atención en la capital zuliana en plena Feria de La Chinita. Por donde se asoma se disparan los flashes de las cámaras fotográficas y sus fanáticos han logrado colarse en las ruedas de prensa en procura de un autógrafo.

Ante tanta reverencia e idolatría no sería de extrañar que el slugger que se acaba de convertir en el primer bateador triple coronado en las mayores en 45 años, se sienta un ser superior. Pero él planea cumplir la palabra que empeñó hace un par de años cuando se metió en problemas: mantener los pies en la tierra. "Pienso que estoy soñando y lo seguiré haciendo. Pase lo que pase de ahora en adelante nunca olvidaré este año por todas las cosas grandiosas que he conseguido", dice un Cabrera, que luce tranquilo y feliz. Lo que más sorprende es la madurez y humildad que refleja en sus comentarios, a pesar de ubicarse en la cúspide de la popularidad. "Procuro mantener siempre conmigo los valores y consejos que me inculcaron mis padres cuando era un niño", sostiene.

Tal vez por timidez o por recelo, Cabrera evade conversaciones que recuerden los problemas con el alcohol que empañaron su carrera y colocaron en peligro su desarrollo. "He aprendido que la consistencia es el mejor remedio para superarse a uno mismo. Estoy enfocado en jugar mi pelota y eso ha generado que sucedan buenas cosas", argumenta. "Siempre he contado con el apoyo de mi familia. Ellos me dicen cuando estoy actuando bien o hago algo mal. Todo lo que he logrado se lo debo a ellos".

No hace falta que diga mucho. Sus estadísticas hablan por sí solas, borrando las polémicas del pasado. Cabrera es hoy por hoy un ejemplo de superación, tenacidad y gallardía. Mientras algunos se derrumban en sus propios errores y no consiguen el camino de regreso al éxito; él demostró que con talento y esfuerzo no hay barreras que impidan el progreso profesional y personal. "Me quedan muchas cosas por hacer. Siento un gran compromiso al ver que tantos niños me ven como yo veía hace años a Andrés Galarraga o Aparicio".

Para Cabrera han sido años de sacrificios y momentos difíciles que debe afrontar alejado de sus seres queridos. Esos que lo vieron crecer en el barrio La Pedrera, soñando con convertirse en uno de los mejores peloteros del mundo. Un sueño que a pesar de los obstáculos, se hizo realidad.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar